Fabrique felicidad y NO la venda – columna “Lingotes de Felicidad”, Centro, México

Sylvia Ramírez, Life Coach, PNL, PNL en ventas, persuasión, Personal Branding, conferencia de felicidad, conferencia de motivación, conferencia de marca personal, Diseño de Marca Personal, Asesoría de Imagen, Bogotá, Colombia, Felicidad, Felicidad en las Empresas, Empresas Felices, Speaker, Conferencista, Conferenciante, Endomarketing, Coach de Felicidad, columna de felicidad, temas de felicidad, lingotes de felicidad, odio a mi jefe, 10 blogueras influyentes, 10 bloggers, mujer moderna, liderazgo, recursos humanos, rrhh, se puede ser feliz, vida feliz, coach de felicidad, Sylvia Ramirez coach, customer experience, servicio al cliente, experiencia de cliente, empoderamiento femenino, liderazgo femenino, mujeres al poder, mujer líder, america latina, latam, latinoamerica, hispanoamerica, mexico,
Quitémonos ese letrero del corazón. ¡Ya!

Hay días en los que uno tiene el ánimo tan abajo, tan en el suelo, que gustosamente se cambiaría por cualquiera. Y también hay días felices en los que uno siente (como el aprendiz de músico), que por fin cayó en la nota que es; que algo hizo “clic” por dentro y que logró sintonizar la frecuencia del éxito. Como jornadas de unas y de otras habrá muchas, en la medida de lo posible procure no suicidarse en los días grises ni enceguecerse de soberbia (esa soberbia tan cansoncita de la dicha) cuando todo parezca estar saliendo como quiere. Al contrario, cuando le esté yendo bien, aproveche para hacerse mejores preguntas. Por ejemplo, “¿Cómo hacer para sentirme así cuando yo disponga y no sólo cuando la vida lo permita?”

Llevo unos ocho meses con esa pregunta dando vueltas. Lo que me ha funcionado para construir felicidad interna a mi antojo –y que puede que le sirva a usted también-, ha sido lo siguiente: en lugar de encandelillarse con la alegría de la buena noticia que recibió, haga el esfuerzo mental (espiritual, acaso) de salirse de la escena en la mejor parte. Sálgase y, como si se tratara de una película en la que usted es el director, mírese. Observe lo que siente; oiga lo que se dice en medio de la alegría. Haga ese ejercicio en función de una cosa: trate de entender qué es exactamente eso que está sintiendo y que lo tiene tan contento. ¿Seguridad?, ¿prosperidad?, ¿aceptación?, ¿claridad?, ¿estabilidad? Cuando uno entiende qué es lo que le gusta y por qué, ese mismo día, su revolución habrá comenzado.

Digamos, aunque suene empalagoso, que usted vendría siendo como una fábrica ambulante (y discreta) de felicidad. Lo será si consigue sentirse próspero por razones distintas al saldo del banco; sentirse seguro independientemente de la presencia de otro; sentirse intuitivo aunque a veces las cosas resulten al contrario. Pero el trabajo sigue: ahora que ha encontrado la materia prima de su felicidad, por caridad, ¡no la venda! No vuelva a entregarla a cambio de un cheque más jugoso ni a cambio de un alguien que le pregunte cómo amaneció por WhatsApp. Disfrute los chats; gócese el dinero extra; celebre la buena noticia que recibió pero nunca, nunca, nunca más se le ocurra creer que alguna de esas cosas es su felicidad. Su superpoder está en recordar que usted tiene derecho a elegir cómo se va a sentir… aunque afuera insistan en convencerlo de lo contrario.

__________________

Columna publicada en el periódico “Centro”. Puebla, México, el 25 de mayo de 2017. Enlace a la publicación del periódico haciendo click aquí: 27o lingote de felicidad de Sylvia Ramírez 

Por: Sylvia Ramírez Rueda

Conferenciante internacional de Felicidad y Personal Branding
Coach Ejecutivo – Coach Personal

¡Sigamos en contacto!

En Facebook: “Sylvia Ramírez Coaching e Imagen”

En Twitter e Instagram: @SylviaRcoaching

Suscribirse al canal de YouTube: Sylvia Ramírez coach

www.sylviaramirez.com.co

Share Button

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *