“Felicidad a prueba de oficinas” – La Clase

Sylvia Ramírez, referente, Life Coach, PNL, PNL en ventas, persuasión, Personal Branding, conferencia de felicidad, conferencia de motivación, conferencia de marca personal, Diseño de Marca Personal, Asesoría de Imagen, Bogotá, Colombia, Felicidad, Felicidad en las Empresas, Empresas Felices, Speaker, Conferencista, Conferenciante, Endomarketing, Coach de Felicidad, columna de felicidad, temas de felicidad, lingotes de felicidad, odio a mi jefe, 10 blogueras influyentes, 10 bloggers, mujer moderna, liderazgo, recursos humanos, rrhh, hhrr, hr, rh, human resources, management, se puede ser feliz, vida feliz, coach de felicidad, Sylvia Ramirez coach, customer experience, servicio al cliente, experiencia de cliente, empoderamiento femenino, liderazgo femenino, mujeres al poder, mujer líder, america latina, latam, latinoamerica, hispanoamerica, mexico, congreso, seminario, workshop, felicidad a prueba de oficinas, booktuber
De izquierda a derecha: Christian, Andrés, Patricia, Leandra, Ana Teresa, Harrisson, Yanick y Camilo. Felicidad a prueba de oficinas – La Clase

Gracias a la generosa invitación de la señora Directora del programa de Maestría en Marketing del Graduate School of Business de la Universidad del Rosario (una de las top 5 en Colombia), Dra. Lina María Echeverri, tuve el grandísimo honor de inaugurar la cátedra de felicidad que llevó el mismo nombre del libro que tantas alegrías me ha significado hasta ahora: “Felicidad a prueba de oficinas“.

Se trató de un curso muy interesante, compuesto por estudiantes de los programas tanto de la Maestría en Marketing como de la Maestría en Emprendimiento y del MBA. Y, claro, como ocurre siempre que uno hace algo por primera vez (había inaugurado ya la Cátedra de Felicidad en 2013 en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá y en 2014 en la Escuela de Formación Empresarial de EAFIT en Bogotá, pero a nivel de diplomados), decía, como ocurre siempre que uno hace algo por primera vez, la emoción es toda y uno recuerda cada detalle. Como por ejemplo recuerdo los nombres de los estudiantes.

En orden alfabético, estuve acompañada por: Ana Teresa, Andrés, Camilo, Christian, Harrisson, Leandra, Patricia y Yanick. Como parte del examen final les pedí el favor de escribir un brevísimo ensayo con tres herramientas o tres detonantes de su felicidad y prometí que el mejor iría directo a mi blog. Como era fácil imaginar, calificar los ensayos fue muy difícil porque la felicidad no es una ciencia exacta. Sin embargo, en vista de que tenía que elegir un ganador pero apelando a mi condición de profesora, me concedí la licencia de elegir no uno sino dos ganadores. Son los que verán a continuación:

  1. Felicidad a prueba de escépticos

Por: Andrés Cárdenas Eslava

En ya casi 24 horas con Sylvia, es difícil no sentir chorros de felicidad. Su metodología y su manera de contar historias hace que me sienta alegre de haberla podido conocer. Pero a pocos minutos de finalizar la clase solo quiero compartir con los escépticos tres y solo tres de mis detonadores de felicidad más valiosos que me dejaron en esta experiencia de clase.

El primero, mis queridos, es “dar gracias”. Sí, sea agradecido, todo, todito, todo tiene un sentido, y aunque aún no lo vea, o si lo ve y no lo entiende, o si lo entiende y no lo cree, pues es así: mire el sol y dé gracias, mire sus hijos, sus enemigos, sus contradictores y deles las gracias, así entenderá que con ese gesto de gratitud usted no debe ni le deben nada.

El segundo detonante de felicidad es sencillo: haga CTRL + ALT + SUPR (o borre todo) lo que no necesite, lo que le quite peso, lo que lo ponga incómodo, lo que le dé miedo, es muy fácil, todas las noches propóngase hacer un breve “mantra”, algo fácil que le ayude a borrar todo lo que no tiene sentido recordar, no use espacio sagrado de su disco duro para guardar basura, úselo para buenas fotos, buenos recuerdos, buenas charlas.

Y por último, si quieren ser personas más o un poco más felices, un consejo: cuéntele a las personas cómo o qué piensa usted que es el arte de la felicidad. Créame, no todos lo tenemos claro y aun así, siendo un tema tan a la “moda”, no es tan sutil como parece, ni tan ligth para digerirlo. Es fácil una vez usted lo habla, lo comparte y sobre todo cuando hace que este cuentico de la felicidad, se convierta en muchos buenos momentos que le dan como resultado entornos más felices y llenos de gratitud.

Felices fiestas, feliz día, felices últimas jornadas de trabajo, felices tardes de sol en Bogotá, feliz feliz feliz.

2.  Tres dinamizadores de la felicidad

Por: Camilo Muñoz Peña

Para hablar de felicidad no hay fórmulas mágicas ni recetas de libros milagrosos; sin embargo no es una utopía, ni es el producto de una película de ciencia ficción: es una actitud frente a la vida, una decisión consciente que tomamos y una forma de ver el mundo.

Para fomentar y magnificar esta actitud se pueden poner en práctica 3 sencillos dinamizadores, o detonantes, que son de sencilla aplicación y de fácil recordación:

1. Verifique si es usted o su ego hablando: nuestras vidas cotidianas están plagadas de traspieses, incomodidades, obstáculos y situaciones no deseadas ante las cuales nuestro ego, como mecanismo natural de defensa, decide reaccionar y opta generalmente por victimizarse, culparse o lo que es aún peor, hacerlo con otros, lo que en últimas limita o dificulta el desarrollo pleno de nuestro ser. En este punto entonces vale la pena chequear, respirar, tener la cabeza fría y pensar en la posibilidad de la mejor alternativa posible.

2. Todo es cuestión de perspectiva: Cuando recordamos que la especie más grande que ha habitado la tierra ya no existe, o que el nacimiento de Cleopatra esta más cerca a nuestra época actual que a la construcción de las pirámides de Egipto, nos podemos dar cuenta de que cualquier problema que tengamos u obstáculo que enfrentemos es un pequeño punto en el gran cosmos de nuestra existencia o, en otras palabras, es sencillamente “berenjena” que no merece nuestro desgaste físico ni emocional.

3. Tome responsabilidad en sus decisiones: Lo “bueno”, lo “malo” o simplemente lo que nos pasa es 100% nuestra responsabilidad y es el fruto de nuestras decisiones. No mire para afuera, no busque más, la respuesta siempre ha estado y estará en usted.

 

Estas son las reflexiones de mis estudiantes, a quienes recordaré siempre con enorme gratitud por las horas de felicidad que me regalaron.

Bogotá, 05 de diciembre de 2018

Por: Sylvia Ramírez Rueda

Conferenciante internacional de Felicidad y Personal Branding
Coach Ejecutivo – Coach Personal
Autora de “Felicidad a prueba de oficinas” (Ed. Planeta, 2017)

¡Sigamos en contacto!

En Facebook: “Sylvia Ramírez Coaching e Imagen”

En Twitter e Instagram: @SylviaNetwork

Suscribirse al canal de YouTube: Sylvia Ramírez coach

www.sylviaramirez.com.co