“Madurez y Sabiduría” – Sylvia Ramírez

El sinónimo más hermoso de madurez es felicidad porque las personas maduras han entendido que lo normal es ser felices. Y la forma más sencilla de serlo y de fluir en la vida, a menudo consiste en estar sinceramente dispuesto a contribuir con lo inevitable. El ser humano maduro no rema nunca contra la corriente pero siempre encuentra el modo ingenioso de transformar su realidad y de mejorarla… sin consumirse en cruzadas insensatas.

Decir que madurez y felicidad son sinónimos, por supuesto, es una licencia poética que, sin embargo, me he concedido porque la intención de la metáfora lo amerita: los adultos necesitamos entender (o, mejor, recordar) que alcanzar la madurez no consiste en avinagrarse sino en endulzar los pensamientos. Primero, los que se tienen en relación consigo mismo: es hora de dejar de lastimarnos con exigencias de perfección autoimpuestas que no sólo no llevan a ningún lado sino que –sobre todo- nadie está esperando que satisfagamos. Dicho de otro modo, la primera muestra de dulzura que tiene el adulto maduro a nivel personal es la de entender que él es él (o ella) en tanto no es otra persona.

Entenderse como un ser único implica abrazar con serenidad el hecho de que uno es diferente (diferente, más que especial). Sí: cuando uno asume que uno es el que es, de ahí en adelante sólo puede mejorar; pero ya no con la presión de –por fin- dejar de hacer las cosas mal, sino con la asombrosa tranquilidad de quien es capaz de reconocer que el prado del vecino a veces sí es más verde sin que eso comprometa su integridad emocional.

Lo otro que también se les da muy bien a las personas maduras es el arte de tomar decisiones importantes sin tener que convocar un plebiscito para ese efecto. Esa viene siendo a la vez una expresión de sabiduría: estar resuelto a honrar sus sueños; reconocer sus limitaciones y decidir qué quiere hacer con su vida sin preguntar a otro cómo se supone que usted debería sentirse en relación con lo que le gusta, es propio de alguien que ya ha acuñado cierta experiencia (experiencia, que no es lo mismo que resabios).

Claro: cuando la puesta en marcha de nuestro plan involucra a otros, no podemos irnos por la vía de en medio y, sin embargo, teniendo en cuenta que todavía no figura en el código penal el delito de “Porte ilegal de pensamientos”, permítase perfilar sus sueños con toda la fantasía que pueda soportar y por el camino llegue a acuerdos con los demás involucrados para ir cumpliéndolos. Pero busque el modo de hacerlo: en ningún lado dice que es un acto de amor condenar a sus sueños a que nazcan muertos. En asumir sus deseos está su madurez y en concretarlos respetuosamente está su sabiduría.

Por último, y a propósito de sus interacciones con otros sujetos, tenga en cuenta que una persona madura se distingue porque es capaz de crear escenarios de valor con la participación de los demás o, puesto en otros términos, lo que quiero decir es que un indicador muy elocuente de su lucidez emocional está en desprenderse –genuinamente- de la obsesión de ser el único que aparece en la foto al lado de cada logro.

Como pasa con muchas cosas que involucran seres humanos, la reflexión acaba siendo circular: recuerde que el sinónimo de madurez es felicidad, así que en lugar de ir tratando de aconductar a quienes lo rodean o de ir tratando de moldear las circunstancias de una forma específica, anímese a desarrollar un sentido de perfección en las cosas que lo rodean exactamente como son. Entre otras, porque nunca he sabido de alguien que a partir del rencor o del hastío haya podido construir una vida que valga la pena vivir para contarla. Y la suya sí valdrá la pena. Permítame insistir en pensar que sí.

Por: Sylvia Ramírez Rueda

Conferenciante internacional de Felicidad y Personal Branding
Coach Ejecutivo – Coach Personal

¡Sigamos en contacto!

En Facebook: “Sylvia Ramírez Coaching e Imagen”

En Twitter e Instagram: @SylviaNetwork

Suscribirse al canal de YouTube: Sylvia Ramírez coach

www.sylviaramirez.com.co 

Artículo publicado en la revista “Con Sentido Vital“, edición No.21, enero de 2018

Felicidad de regreso a la oficina

Sylvia Ramírez, Life Coach, PNL, PNL en ventas, persuasión, Personal Branding, conferencia de felicidad, conferencia de motivación, conferencia de marca personal, Diseño de Marca Personal, Asesoría de Imagen, Bogotá, Colombia, Felicidad, Felicidad en las Empresas, Empresas Felices, Speaker, Conferencista, Conferenciante, Endomarketing, Coach de Felicidad, columna de felicidad, temas de felicidad, lingotes de felicidad, odio a mi jefe, 10 blogueras influyentes, 10 bloggers, mujer moderna, liderazgo, recursos humanos, rrhh, hhrr, hr, rh, human resources, management, se puede ser feliz, vida feliz, coach de felicidad, Sylvia Ramirez coach, customer experience, servicio al cliente, experiencia de cliente, empoderamiento femenino, liderazgo femenino, mujeres al poder, mujer líder, america latina, latam, latinoamerica, hispanoamerica, mexico, congreso, seminario, workshop, felicidad a prueba de oficinas, booktuber
Así se ve mi mundo desde el 03 de enero

¿Cómo regresar a la oficina sin dejar de ser feliz? Evitando que se nos fugue la energía por la misma rendija de siempre.

Un error que cometemos año tras año y que hace que la vida se sienta igual, es el de exprimir las vacaciones hasta el último minuto, llegar a la oficina afanados y ponernos de inmediato a trabajar. Trabajar es, quizás, lo único que no deberíamos hacer en los primeros días (o al menos en las primeras horas) después de las vacaciones.

Si todavía es posible, dediquemos un espacio importante a la transición (a estabilizar el sueño, la comida, organizar la ropa) y a la planeación. Antes de prender el computador y comenzar a HACER cosas, apartemos un espacio para pensar qué es lo que nos gustaría lograr; que quisiéramos hacer distinto y –muy importante- qué vamos a seguir haciendo igual porque nos ha venido funcionando bien.

A mí me pasó que desde finales de octubre tenía ya comprometida la agenda hasta mediados de febrero y por eso, en realidad, no he tenido vacaciones (no “a mi manera”, por lo menos. Los días que estuve fuera no fueron de descanso y estoy trabajando desde el 03 de enero)… así que casi no siento ni siquiera que haya cambiado el año… pero por lo mismo me he prometido unos días libres en la segunda mitad de febrero. No sé cómo, no sé adónde, pero ahí va a ser.

Si ese es su caso (el de no haber parado), en vez de estar de mal genio por la agenda que no da tregua (estar de mal genio es una posibilidad muy liberadora, claro, pero hay otras cosas que pueden ser más estratégicas), en vez de rezongar, le propongo tres movidas: (i) aproveche la buena onda en la que llega la gente que sí salió para tener algunas conversaciones de alineación de las metas del primer trimestre (pensar en términos de “año” puede ser abrumador); (ii) organice sus metas personales en orden de prioridades –recuerde que el trabajo es un medio; un medio, no un fin- y (iii) prométase una fecha de descanso. Yo no sé si en febrero pueda parar en realidad. No sé si se atraviese un proyecto más chévere. No sé si tenga que cambiar de opinión en ese momento pero lo cierto es que, ahora mismo, pensar y defender las dos semanas que tengo vistas en el calendario, hace que la falta de descanso de ahora sea más abordable.

Para ser feliz no hay una receta pero es verdad que usted sabe cuáles son los ingredientes que mejor le funcionan, así que, ¡adelante!

¡Feliz aterrizaje!

Por: Sylvia Ramírez Rueda

Conferenciante internacional de Felicidad y Personal Branding
Coach Ejecutivo – Coach Personal

¡Sigamos en contacto!

En Facebook: “Sylvia Ramírez Coaching e Imagen”

En Twitter e Instagram: @SylviaNetwork

Suscribirse al canal de YouTube: Sylvia Ramírez coach

www.sylviaramirez.com.co

“El Ego, el enemigo más fuerte para liderar” – Sylvia Ramírez para Ámbito Jurídico

Sylvia Ramírez, Life Coach, PNL, PNL en ventas, persuasión, Personal Branding, conferencia de felicidad, conferencia de motivación, conferencia de marca personal, Diseño de Marca Personal, Asesoría de Imagen, Bogotá, Colombia, Felicidad, Felicidad en las Empresas, Empresas Felices, Speaker, Conferencista, Conferenciante, Endomarketing, Coach de Felicidad, columna de felicidad, temas de felicidad, lingotes de felicidad, odio a mi jefe, 10 blogueras influyentes, 10 bloggers, mujer moderna, liderazgo, recursos humanos, rrhh, hhrr, hr, rh, human resources, management, se puede ser feliz, vida feliz, coach de felicidad, Sylvia Ramirez coach, customer experience, servicio al cliente, experiencia de cliente, empoderamiento femenino, liderazgo femenino, mujeres al poder, mujer líder, america latina, latam, latinoamerica, hispanoamerica, mexico, congreso, seminario, workshop, felicidad a prueba de oficinas, booktuber
¿Cómo disminuir el ego?

El título real de este artículo debió ser “El Ego, el talón de Aquiles de los abogados grandes”, dado que la cuestión de base es la siguiente: antes que estar al día con las últimas reformas legales, los avances más recientes en la ciencia del liderazgo apuntan a que el atributo interno definitivo para liderar una firma de abogados es la humildad. Y ocurre que la humildad es un fenómeno relativamente exótico en nuestra profesión. Sí, humildad, que no consiste en tener una disposición incondicional a permitir que otros pasen por encima suyo, sino que, al contrario, se concreta en la virtud de conocerse; de saber cuáles son sus límites y de no necesitar ganar todos los casos, aparecer a diario en las noticias ni estar siempre en lo cierto para saber que usted es un abogado competente. La humildad, entendida como sencillez, puede ser el detonante de su éxito como líder -y de paso del de su oficina- porque le permitirá enfocarse en las cosas que son en realidad importantes.

De acuerdo con este planteamiento, más que creer en las reflexiones que encontrará a continuación, de lo que se trata esta lectura es de invitarlo a ir tomándose el pulso mientras se adentra en el texto, comenzando por lo que puede que comience a sentir en un par de segundos, al entender una distinción que es clave para dirigir una firma: ego y autoestima son conceptos inversamente proporcionales. A un ego grande, corresponde una autoestima pequeña. A una autoestima grande, corresponde un ego pequeño. Ahí está la nuez de todo.

¿Qué tan grande es su ego?

El ego, que en apariencia consiste en una tupida red de autoconceptos positivos que construimos alrededor de nosotros mismos para ser capaces de interactuar con otros abogados y sentirnos seguros, es en realidad una armadura que no nos deja mover con agilidad ni decidir con precisión porque es una estructura diseñada para darnos una ilusión de seguridad, no para que interactuemos mejor. De ahí que sea tan urgente comenzar por fortalecer la autoestima, de modo que el ego se vaya desinflando por la naturaleza misma del proceso.

Y, bien, para hacerse a una autoestima fuerte y flexible, no hay un único camino seguro. No obstante, de entre los métodos válidos, hay uno que es mi favorito porque favorece la salud emocional de un abogado que, por su profesión, está expuesto a las críticas, a las derrotas y a las glorias (como sabemos, en el caso de un abogado todos estos escenarios pueden llegar a presentarse en un mismo día mediante tres notificaciones de tres providencias distintas o a través de tres llamadas telefónicas sucesivas).

Manos a la obra: hay que cambiar de obsesión

La estrategia consiste en lograr que coincidan en usted los atributos de las personas que son emocionalmente más fuertes; es decir: (i) que usted tenga claro por qué es valioso (de manera que no necesite demostrárselo a nadie); (ii) que tenga una gran confianza en sí mismo (en que usted es capaz de afrontar los desafíos que se le presenten) y (iii) que usted, desde el punto de vista estético, considere ser una persona que encaja con naturalidad en los círculos sociales y profesionales que frecuenta (los despachos judiciales, las aulas de clase y los clubes sociales, por ejemplo).

Por supuesto, el desafío que le planteo es grande, teniendo en cuenta que una de las estrategias más exitosas para domar el ego consiste en liberarse de la necesidad de ganar y que, al tiempo, resulta que a los abogados nos pagan por ganar los casos. Partiendo de esa peculiaridad de la vida del jurista, es muy posible que la salida al problema esté en cambiar de obsesión: ¿qué tal si pasa de querer ganar a obsesionarse con garantizar la mejor defensa posible de su cliente? Sí, esta puede ser una solución: si usted asume el compromiso personal (y si, de paso, lo transmite a los abogados que trabajan en su oficina) de asegurarse de agotar todas (pero en verdad todas) las posibilidades de acción dentro del marco de lo ético, de lo justo y de lo legal, y la sentencia o el resultado final le es desfavorable, su autoestima saldrá ilesa. Traicionarse a sí mismo era el precio que de antemano usted había convenido en que no estaría dispuesto a pagar, así que no terminó pasando nada que no supiera que podría ocurrir. Y usted, en medio de todo, no se siente menos valioso. Este es el resumen de la transacción emocional que ocurre al interior de un abogado que tiene una autoestima grande y un ego pequeño cuando las cosas salen al revés.

Bajo la lupa: el ego del líder

El ego no siempre es malo. Es más, de no ser por el ego, el líder siempre se mantendría en la dinámica de lo que conoce; nunca tendría ambición y lo cierto es que a los negocios grandes se accede ambicionando (queriendo) ir más allá de lo conocido. Esta anotación es indispensable por cuanto para liderar una firma en la época actual no hace falta emular al Dalai Lama sino entender que sus prioridades no pueden seguir siendo las del abogado que protagoniza la mayoría de los chistes de salón; es decir, ganar el pleito y quedar en la foto. Esos no pueden continuar siendo sus principales objetivos porque, de ser así, estaría descuidando el rol esencial del líder, que no es otro distinto al de proteger (por encima del de guiar, incluso) a las personas que están a su cargo.

Por lo tanto, el ego del líder se mantiene en un saludable equilibrio cuando éste entiende que su éxito personal es igual (o quizás un poco menos) importante que el de las personas que trabajan en su despacho. Hagamos una cuenta sencilla: qué prefiere, ¿no figurar en todos los negocios ganados pero tener el honor de dirigir una escuadra de abogados ganadores o quedar sonriendo en las fotos de un par de casos ganados pero arrastrar el fardo de ser el director de un grupo de abogados que ni sumados podrían atender un asunto de mínima cuantía? Antes de contestar en modo concluyente a esta pregunta recuerde que la vida útil de un profesional del Derecho es de alrededor de unos cincuenta años y que para atravesar todo ese desierto es mucho más estratégico contar con un equipo prestigioso. La pregunta importante (pensando en usted como un líder que trasciende en el tiempo), incluso si trabaja solo en su oficina, es cuántas vidas ha logrado impactar para bien a lo largo de su camino; no cuántos trofeos haya recibido.

El rédito jurídico del amor

Para seguir puliendo su perfil como líder también valdría la pena que repare en un fenómeno que, aunque humanísimo, nos esforzamos en asfixiar o en disimular: el amor (que en condiciones normales habita en todas las personas) no se queda afuera, en la puerta de la sala de audiencias ni a la salida del ascensor antes de entrar a su firma. El amor hace parte, como el calcio y el hierro, de la estructura de un ser humano. Permítase ser un líder amoroso.

Para lograrlo, lo primero es entender que “amoroso” no significa “débil” sino “consciente”. El líder inspirador es aquel que es consciente de los miedos y de las capacidades del humano que tiene al frente y que lo acompaña a lidiar los primeros y a explotar las segundas. Por lo tanto, si usted acepta el desafío de ser esta clase de director, el éxito comercial de su firma se incrementará pronto: no es necesario hacer un estudio antropológico muy profundo para caer en la cuenta de que cuando el ser humano trabaja en un entorno donde se siente valorado y seguro, trabaja más y mejor. Sobre todo mejor (cuando no estamos ocupados defendiéndonos de los socios de la firma, solemos ser más creativos defendiendo los intereses del cliente). Esta es una proyección financiera relativamente sencilla de hacer. El rédito jurídico y económico de liderar desde el amor debería bastarnos para animarnos a fortalecer la autoestima y a reducir hasta un nivel saludable al ego invasor.

*Artículo publicado en la revista Ámbito Jurídico, edición especial de septiembre de 2017. Legis Editores, ISSN 2339-4730

Por: Sylvia Ramírez Rueda

Conferenciante internacional de Felicidad y Personal Branding
Coach Ejecutivo – Coach Personal

¡Sigamos en contacto!

En Facebook: “Sylvia Ramírez Coaching e Imagen”

En Twitter e Instagram: @SylviaNetwork

Suscribirse al canal de YouTube: Sylvia Ramírez coach

www.sylviaramirez.com.co

Imagen: “Marca Personal y Ego”, blog de Eva Collado Durán

“¡TRABAJE SIN SUFRIR!”, el contundente titular sobre Felicidad a prueba de oficinas en el diario El Tiempo

Vivimos en una época en la que rendimos culto a la productividad y la gente se siente orgullosa de estar dañando su salud por estar muy ocupada”: así comenzó esta conversación con la periodista Maru Lombardo, de El Tiempo, en la nota que los invito a leer en el siguiente enlace:

“Trabaje sin sufrir”, Sylvia Ramírez para El Tiempo, Colombia

Sylvia Ramírez, Life Coach, PNL, PNL en ventas, persuasión, Personal Branding, conferencia de felicidad, conferencia de motivación, conferencia de marca personal, Diseño de Marca Personal, Asesoría de Imagen, Bogotá, Colombia, Felicidad, Felicidad en las Empresas, Empresas Felices, Speaker, Conferencista, Conferenciante, Endomarketing, Coach de Felicidad, columna de felicidad, temas de felicidad, lingotes de felicidad, odio a mi jefe, 10 blogueras influyentes, 10 bloggers, mujer moderna, liderazgo, recursos humanos, rrhh, hhrr, hr, rh, human resources, management, se puede ser feliz, vida feliz, coach de felicidad, Sylvia Ramirez coach, customer experience, servicio al cliente, experiencia de cliente, empoderamiento femenino, liderazgo femenino, mujeres al poder, mujer líder, america latina, latam, latinoamerica, hispanoamerica, mexico, congreso, seminario, workshop, felicidad a prueba de oficinas, booktuber
Periódico El Tiempo, 21 de octubre de 2017

 

Sylvia Ramírez, Life Coach, PNL, PNL en ventas, persuasión, Personal Branding, conferencia de felicidad, conferencia de motivación, conferencia de marca personal, Diseño de Marca Personal, Asesoría de Imagen, Bogotá, Colombia, Felicidad, Felicidad en las Empresas, Empresas Felices, Speaker, Conferencista, Conferenciante, Endomarketing, Coach de Felicidad, columna de felicidad, temas de felicidad, lingotes de felicidad, odio a mi jefe, 10 blogueras influyentes, 10 bloggers, mujer moderna, liderazgo, recursos humanos, rrhh, hhrr, hr, rh, human resources, management, se puede ser feliz, vida feliz, coach de felicidad, Sylvia Ramirez coach, customer experience, servicio al cliente, experiencia de cliente, empoderamiento femenino, liderazgo femenino, mujeres al poder, mujer líder, america latina, latam, latinoamerica, hispanoamerica, mexico, congreso, seminario, workshop, felicidad a prueba de oficinas, booktuber
Periódico El Tiempo, 21 de octubre de 2017

 

Sylvia Ramírez, Life Coach, PNL, PNL en ventas, persuasión, Personal Branding, conferencia de felicidad, conferencia de motivación, conferencia de marca personal, Diseño de Marca Personal, Asesoría de Imagen, Bogotá, Colombia, Felicidad, Felicidad en las Empresas, Empresas Felices, Speaker, Conferencista, Conferenciante, Endomarketing, Coach de Felicidad, columna de felicidad, temas de felicidad, lingotes de felicidad, odio a mi jefe, 10 blogueras influyentes, 10 bloggers, mujer moderna, liderazgo, recursos humanos, rrhh, hhrr, hr, rh, human resources, management, se puede ser feliz, vida feliz, coach de felicidad, Sylvia Ramirez coach, customer experience, servicio al cliente, experiencia de cliente, empoderamiento femenino, liderazgo femenino, mujeres al poder, mujer líder, america latina, latam, latinoamerica, hispanoamerica, mexico, congreso, seminario, workshop, felicidad a prueba de oficinas, booktuber
Periódico El Tiempo, 21 de octubre de 2017

 

Sylvia Ramírez, Life Coach, PNL, PNL en ventas, persuasión, Personal Branding, conferencia de felicidad, conferencia de motivación, conferencia de marca personal, Diseño de Marca Personal, Asesoría de Imagen, Bogotá, Colombia, Felicidad, Felicidad en las Empresas, Empresas Felices, Speaker, Conferencista, Conferenciante, Endomarketing, Coach de Felicidad, columna de felicidad, temas de felicidad, lingotes de felicidad, odio a mi jefe, 10 blogueras influyentes, 10 bloggers, mujer moderna, liderazgo, recursos humanos, rrhh, hhrr, hr, rh, human resources, management, se puede ser feliz, vida feliz, coach de felicidad, Sylvia Ramirez coach, customer experience, servicio al cliente, experiencia de cliente, empoderamiento femenino, liderazgo femenino, mujeres al poder, mujer líder, america latina, latam, latinoamerica, hispanoamerica, mexico, congreso, seminario, workshop, felicidad a prueba de oficinas, booktuber
Leoncio, mi gato, chismoseando la publicación

Por: Sylvia Ramírez Rueda

Conferenciante internacional de Felicidad y Personal Branding
Coach Ejecutivo – Coach Personal

¡Sigamos en contacto!

En Facebook: “Sylvia Ramírez Coaching e Imagen”

En Twitter e Instagram: @SylviaNetwork

Suscribirse al canal de YouTube: Sylvia Ramírez coach

www.sylviaramirez.com.co

“Todos merecemos una Felicidad a Prueba de Oficinas” – Sylvia Ramírez en la revista Planeta de Libros

Sylvia Ramírez, Life Coach, PNL, PNL en ventas, persuasión, Personal Branding, conferencia de felicidad, conferencia de motivación, conferencia de marca personal, Diseño de Marca Personal, Asesoría de Imagen, Bogotá, Colombia, Felicidad, Felicidad en las Empresas, Empresas Felices, Speaker, Conferencista, Conferenciante, Endomarketing, Coach de Felicidad, columna de felicidad, temas de felicidad, lingotes de felicidad, odio a mi jefe, 10 blogueras influyentes, 10 bloggers, mujer moderna, liderazgo, recursos humanos, rrhh, se puede ser feliz, vida feliz, coach de felicidad, Sylvia Ramirez coach, customer experience, servicio al cliente, experiencia de cliente, empoderamiento femenino, liderazgo femenino, mujeres al poder, mujer líder, america latina, latam, latinoamerica, hispanoamerica, mexico, congreso, seminario, workshop
“Planeta de Libros”, septiembre de 2017

Si lo que menos tenemos es tiempo, ya no es tan cierto que “El tiempo es oro”: a juzgar por su escasez, las horas del adulto se cotizan por lo menos al precio del platino (o hasta del plutonio). La mayoría de nosotros se siente viviendo contra el reloj porque por lo general se pasa su vida trabajando. En ese estado actual de cosas el silogismo que rige la cotidianidad del humano en edad productiva hoy es simple: el 75% del tiempo que estamos despiertos lo invertimos en trabajar y las cosas que pasan en la oficina no se quedan allá sino que nos acompañan, como la sombra, hasta la casa (¡hasta la cama!); por lo tanto, vivir un infierno en el trabajo es prácticamente una garantía de vivir un infiernito personal.

La abundante y por lo general bienintencionada literatura del mundo de la superación personal sugiere, entre otras soluciones, técnicas de autohipnosis para poder transportarnos en la mente a nuestro destino vacacional favorito cuando el jefe se pone rudo o cuando el colega fastidioso haga de las suyas. Y aunque puede que ese remedio sirva, esa debe ser una medida de estricta emergencia; ¡no un estilo de vida! Lo ideal sería poder ser feliz justo donde cada quien está. Lo emocionante sería aprender a administrarse mejor para no ser tan vulnerable ante las cosas que pasan ni arrasar a los demás.

Esa es, pues, la apuesta de “Felicidad a prueba de oficinas”. Encender la revolución del realismo optimista en cada lector. Darle herramientas para comenzar a fijarse en aquello que de verdad vale la pena. Exorcizarlo de la creencia de que hay que elegir entre ser exitoso y ser feliz. Sacarle de la cabeza la idea de que la oficina (o la vida) es un campo de batalla. Acompañarlo a comprender su sistema interno de toma de decisiones y, por supuesto, señalarle nuevas posibilidades de pensamiento para que comience a hacerse mejores preguntas porque con ellas llegarán mejores decisiones y, justo ahí, los nuevos días habrán comenzado.

Sin tener que cambiar de trabajo ni de cubículo (si no hace falta) y sin desconocer que hay casos insalvables de ambientes tóxicos en los que ni el propio líder puede sentirse a gusto, Felicidad a prueba de oficinas es, en suma, un manual de supervivencia emocional para seres humanos que están en edad de producir sin que trabajar siga siendo –como hasta ayer-, sinónimo de sufrir.

Sylvia Ramírez, Life Coach, PNL, PNL en ventas, persuasión, Personal Branding, conferencia de felicidad, conferencia de motivación, conferencia de marca personal, Diseño de Marca Personal, Asesoría de Imagen, Bogotá, Colombia, Felicidad, Felicidad en las Empresas, Empresas Felices, Speaker, Conferencista, Conferenciante, Endomarketing, Coach de Felicidad, columna de felicidad, temas de felicidad, lingotes de felicidad, odio a mi jefe, 10 blogueras influyentes, 10 bloggers, mujer moderna, liderazgo, recursos humanos, rrhh, se puede ser feliz, vida feliz, coach de felicidad, Sylvia Ramirez coach, customer experience, servicio al cliente, experiencia de cliente, empoderamiento femenino, liderazgo femenino, mujeres al poder, mujer líder, america latina, latam, latinoamerica, hispanoamerica, mexico, congreso, seminario, workshop
Texto del artículo

Por: Sylvia Ramírez Rueda

Conferenciante internacional de Felicidad y Personal Branding
Coach Ejecutivo – Coach Personal

¡Sigamos en contacto!

En Facebook: “Sylvia Ramírez Coaching e Imagen”

En Twitter e Instagram: @SylviaNetwork

Suscribirse al canal de YouTube: Sylvia Ramírez coach

www.sylviaramirez.com.co

Cualquiera es profeta un día después – columna “Lingotes de Felicidad”, Centro, México

Sylvia Ramírez, Life Coach, PNL, PNL en ventas, persuasión, Personal Branding, conferencia de felicidad, conferencia de motivación, conferencia de marca personal, Diseño de Marca Personal, Asesoría de Imagen, Bogotá, Colombia, Felicidad, Felicidad en las Empresas, Empresas Felices, Speaker, Conferencista, Conferenciante, Endomarketing, Coach de Felicidad, columna de felicidad, temas de felicidad, lingotes de felicidad, odio a mi jefe, 10 blogueras influyentes, 10 bloggers, mujer moderna, liderazgo, recursos humanos, rrhh, se puede ser feliz, vida feliz, coach de felicidad, Sylvia Ramirez coach, customer experience, servicio al cliente, experiencia de cliente, empoderamiento femenino, liderazgo femenino, mujeres al poder, mujer líder, america latina, latam, latinoamerica, hispanoamerica, mexico, congreso, seminario, workshop, monterrey
Cualquiera es profeta un día después de pasados los hechos

Además de “sentirse culpable por todo”, ¿qué otro talento tiene usted? En este mundo, mientras unos tienen vocación de servicio, otros de investigación, etc., hay muchos que tienen (que tenemos) vocación de culpa. Comprendemos que sentirnos mal por el pasado es tan útil como llorar sobre la leche derramada pero insistimos en sentirla sin fijarnos en el lío adicional: la culpa, como las hamburguesas, suele venir en combo. En este caso con miedo y vergüenza. Y en combo agrandado, claro.

Como nuestra vida es –apenas- un transcurrir humano y no un sofisticado proceso industrial, es muy posible que el tránsito se nos haga más dulce si cada uno, frente a las decisiones de su pasado, entiende esto: en esa encrucijada que tuvo, usted resolvió con los recursos que tenía; con las cosas que sabía; con los sentimientos que lo embargaban (en el sentido fuerte de “Embargar”); con la edad que tenía; con los sueños que lo movían. Libérese aprendiendo a sacar usted mismo el palo que le frena la rueda de la felicidad notando que haber optado por algo distinto no le garantizaba un mejor “hoy”. Sólo tendría un hoy distinto. Y “distinto”, también lo sabemos, no es lo mismo que “mejor”.

Y guárdese de querer escurrirse hacia el otro extremo: usted sigue siendo un humano (muy humano) y no una sartén de teflón a la que todo le resbala. No fijarse; no pensar en el pasado, sería negar toda su capacidad de razonar. Y de enderezarse. Y de amar. Y de crear. La propuesta, por lo tanto, no es que borre la cinta en la parte en que usted se equivoca sino que la vea y oiga los diálogos, ya no para reprocharse sino sólo para establecer qué le funcionó y qué puede hacer distinto en la siguiente temporada. Nada más. Y ni trate de evadirse alegando ahora que ya es demasiado tarde: que usted esté vivo significa que el camino sigue; quizás con nuevos peregrinos, sí, pero siempre en la senda de su camino.

Esta invitación, como todas, está lejos de ser una receta mágica. Lo que sucede es que entre (i) sentirse culpable; (ii) hacerse el loco y (iii) medírsele a tomar mejores decisiones, lo tercero parece más útil. Aunque trajinado, aporreado y asoleado, usted ahora es mucho más grande que lo que fue en cualquier momento anterior de gloria, así que no se reproche por no haber sido capaz de anticipar el futuro. Cualquiera es profeta un día después y su trabajo no es el de brujo. Reúna su buena fe, levante la frente y salga. Salga a que le sigan pasando cosas, que a eso fue que vinimos; no a encarnar la perfección de una porcelana que nunca suda ni ríe ni llora.

__________________

Columna publicada en el periódico “Centro”. Puebla, México, el 13 de junio de 2017. Enlace a la publicación del periódico haciendo click aquí: 28o lingote de felicidad de Sylvia Ramírez 

Por: Sylvia Ramírez Rueda

Conferenciante internacional de Felicidad y Personal Branding
Coach Ejecutivo – Coach Personal

¡Sigamos en contacto!

En Facebook: “Sylvia Ramírez Coaching e Imagen”

En Twitter e Instagram: @SylviaRcoaching

Suscribirse al canal de YouTube: Sylvia Ramírez coach

www.sylviaramirez.com.co

*Imagen: La mente es maravillosa

Fabrique felicidad y NO la venda – columna “Lingotes de Felicidad”, Centro, México

Sylvia Ramírez, Life Coach, PNL, PNL en ventas, persuasión, Personal Branding, conferencia de felicidad, conferencia de motivación, conferencia de marca personal, Diseño de Marca Personal, Asesoría de Imagen, Bogotá, Colombia, Felicidad, Felicidad en las Empresas, Empresas Felices, Speaker, Conferencista, Conferenciante, Endomarketing, Coach de Felicidad, columna de felicidad, temas de felicidad, lingotes de felicidad, odio a mi jefe, 10 blogueras influyentes, 10 bloggers, mujer moderna, liderazgo, recursos humanos, rrhh, se puede ser feliz, vida feliz, coach de felicidad, Sylvia Ramirez coach, customer experience, servicio al cliente, experiencia de cliente, empoderamiento femenino, liderazgo femenino, mujeres al poder, mujer líder, america latina, latam, latinoamerica, hispanoamerica, mexico,
Quitémonos ese letrero del corazón. ¡Ya!

Hay días en los que uno tiene el ánimo tan abajo, tan en el suelo, que gustosamente se cambiaría por cualquiera. Y también hay días felices en los que uno siente (como el aprendiz de músico), que por fin cayó en la nota que es; que algo hizo “clic” por dentro y que logró sintonizar la frecuencia del éxito. Como jornadas de unas y de otras habrá muchas, en la medida de lo posible procure no suicidarse en los días grises ni enceguecerse de soberbia (esa soberbia tan cansoncita de la dicha) cuando todo parezca estar saliendo como quiere. Al contrario, cuando le esté yendo bien, aproveche para hacerse mejores preguntas. Por ejemplo, “¿Cómo hacer para sentirme así cuando yo disponga y no sólo cuando la vida lo permita?”

Llevo unos ocho meses con esa pregunta dando vueltas. Lo que me ha funcionado para construir felicidad interna a mi antojo –y que puede que le sirva a usted también-, ha sido lo siguiente: en lugar de encandelillarse con la alegría de la buena noticia que recibió, haga el esfuerzo mental (espiritual, acaso) de salirse de la escena en la mejor parte. Sálgase y, como si se tratara de una película en la que usted es el director, mírese. Observe lo que siente; oiga lo que se dice en medio de la alegría. Haga ese ejercicio en función de una cosa: trate de entender qué es exactamente eso que está sintiendo y que lo tiene tan contento. ¿Seguridad?, ¿prosperidad?, ¿aceptación?, ¿claridad?, ¿estabilidad? Cuando uno entiende qué es lo que le gusta y por qué, ese mismo día, su revolución habrá comenzado.

Digamos, aunque suene empalagoso, que usted vendría siendo como una fábrica ambulante (y discreta) de felicidad. Lo será si consigue sentirse próspero por razones distintas al saldo del banco; sentirse seguro independientemente de la presencia de otro; sentirse intuitivo aunque a veces las cosas resulten al contrario. Pero el trabajo sigue: ahora que ha encontrado la materia prima de su felicidad, por caridad, ¡no la venda! No vuelva a entregarla a cambio de un cheque más jugoso ni a cambio de un alguien que le pregunte cómo amaneció por WhatsApp. Disfrute los chats; gócese el dinero extra; celebre la buena noticia que recibió pero nunca, nunca, nunca más se le ocurra creer que alguna de esas cosas es su felicidad. Su superpoder está en recordar que usted tiene derecho a elegir cómo se va a sentir… aunque afuera insistan en convencerlo de lo contrario.

__________________

Columna publicada en el periódico “Centro”. Puebla, México, el 25 de mayo de 2017. Enlace a la publicación del periódico haciendo click aquí: 27o lingote de felicidad de Sylvia Ramírez 

Por: Sylvia Ramírez Rueda

Conferenciante internacional de Felicidad y Personal Branding
Coach Ejecutivo – Coach Personal

¡Sigamos en contacto!

En Facebook: “Sylvia Ramírez Coaching e Imagen”

En Twitter e Instagram: @SylviaRcoaching

Suscribirse al canal de YouTube: Sylvia Ramírez coach

www.sylviaramirez.com.co

La sugestión, ¿influye en la vida cotidiana? – Sylvia Ramírez en el Canal Uno

 

¿Qué tiene que ver la sugestión con nuestras posibilidades de éxito?, ¿por qué somos tan influenciables?, ¿cómo podemos autosugestionarnos de forma positiva?

Emisión del magazín “Juntos a las 3”, Canal Uno, Colombia, 2017

*Recuerda suscribirte al canal de YouTube “Sylvia Ramírez coach” y activar las notificaciones para seguir conectados con todas las novedades

__________________

 

Por: Sylvia Ramírez Rueda

Conferenciante internacional de Felicidad y Personal Branding
Coach Ejecutivo – Coach Personal

¡Sigamos en contacto!

En Facebook: “Sylvia Ramírez Coaching e Imagen”

En Twitter e Instagram: @SylviaRcoaching

Suscribirse al canal de YouTube: Sylvia Ramírez coach

www.sylviaramirez.com.co

“Como un caracol patas arriba” – columna “Lingotes de Felicidad”, Centro, México

Sylvia Ramírez, Life Coach, PNL, PNL en ventas, persuasión, Personal Branding, conferencia de felicidad, conferencia de motivación, conferencia de marca personal, Diseño de Marca Personal, Asesoría de Imagen, Bogotá, Colombia, Felicidad, Felicidad en las Empresas, Empresas Felices, Speaker, Conferencista, Conferenciante, Endomarketing, Coach de Felicidad, columna de felicidad, temas de felicidad, lingotes de felicidad, odio a mi jefe, 10 blogueras influyentes, 10 bloggers, mujer moderna, liderazgo, recursos humanos, rrhh, se puede ser feliz, vida feliz, coach de felicidad, Sylvia Ramirez coach, customer experience, servicio al cliente, experiencia de cliente, empoderamiento femenino, liderazgo femenino, mujeres al poder, mujer líder, america latina, latam, latinoamerica, hispanoamerica, mexico
Felicidad cuando la vida nos pone así

De todos los formatos raros en los que se presentan las revelaciones, un caracol patas arriba (o “de cabeza” porque los caracoles no tienen patas) en el jardín de mi casa fue el top del mes. Agotada, venía de unas minivacaciones de esas de oficinista herniado en fin de semana. Como era de esperarse, la iluminación que buscaba no llegó durante el paseo sino cuando vi al caracol porque ni el descanso ni el amor ni la caridad son de provecho cuando son a la fuerza.

El caracol y yo teníamos un lío parecido: se nos puso el mundo al revés. Tanto en su caso como en el mío la pregunta no es si tenemos fuerza para dar el bote y acomodarnos porque energía tenemos mucha. El desafío de los dos estaba entender que pujar no sirve cuando la urgencia es organizarse. Tener “Calma y maña” nos funcionaría mejor a ambos, ya que la vida se parece más a un gran pastel que a una carrera de obstáculos. Y la vida, como los pasteles, hay que comérsela por pedacitos (si la intención es disfrutarla).

Mirando al caracol mientras buscaba las llaves en mi cartera, llegué a tres conclusiones que alivianaron la carga que traía: (i) A veces pasan cosas porque sí; no todo tiene que tener un sentido trascendental. A veces alguien nos miró feo porque esa persona miró feo y ya; nos dejó el avión porque nos faltó madrugar más y el humano que prometió una cosa terminó haciendo otra porque cuando la gente que está viva puede cambiar de parecer. Sí, se suponía que las cosas fueran distintas pero es inútil estancarse en lamentaciones; al contrario, recuerde que usted también escribe su historia: nada de poner dramas ni misticismos extra al guion.

(ii) “Estar preocupado” no es lo mismo que “Ser responsable”: sí me fui de viaje pero casi no descansé porque todo el tiempo pensaba en la lista de nudos por desatar. Sentía culpa por estar tomando cafés en sitios lindos el domingo en lugar de estar diseñando el cuadro de Excel que me aconsejaron para entender mejor mi nuevo régimen tributario. Viendo al caracol entendí que hacer la matriz de los asuntos pendientes no me va a solucionar todos los males y que tomar un café a gusto no me va a complicar (más) la vida. Disfrutar cada sorbo estaba incluido en el precio. Y (iii) a diferencia del caracol (a quien rápidamente volteé al derecho), a mí nadie va a venir a enderezarme; en cambio, si me quedo rezongando, me expongo mucho a que otro venga y me diga cómo vivir mi propia vida. Como la ayuda es más linda cuando es opcional, nos irá mejor si aprendemos a voltearnos solos. Es más: ¡aprendamos hasta a dar volteretas! La aguja de la felicidad nos lo agradecerá.

__________________

Columna publicada en el periódico “Centro”. Puebla, México, el 11 de mayo de 2017. Enlace a la publicación del periódico haciendo click aquí: 26o lingote de felicidad de Sylvia Ramírez 

Por: Sylvia Ramírez Rueda

Conferenciante internacional de Felicidad y Personal Branding
Coach Ejecutivo – Coach Personal

¡Sigamos en contacto!

En Facebook: “Sylvia Ramírez Coaching e Imagen”

En Twitter e Instagram: @SylviaRcoaching

Suscribirse al canal de YouTube: Sylvia Ramírez coach

www.sylviaramirez.com.co

Vote por usted – columna “Lingotes de Felicidad”, Centro, México

Sylvia Ramírez, Life Coach, PNL, PNL en ventas, persuasión, Personal Branding, conferencia de felicidad, conferencia de motivación, conferencia de marca personal, Diseño de Marca Personal, Asesoría de Imagen, Bogotá, Colombia, Felicidad, Felicidad en las Empresas, Empresas Felices, Speaker, Conferencista, Conferenciante, Endomarketing, Coach de Felicidad, columna de felicidad, temas de felicidad, lingotes de felicidad, odio a mi jefe, 10 blogueras influyentes, 10 bloggers, mujer moderna, liderazgo, recursos humanos, rrhh, se puede ser feliz, vida feliz, coach de felicidad, Sylvia Ramirez coach, customer experience, servicio al cliente, experiencia de cliente, empoderamiento femenino, liderazgo femenino, mujeres al poder, mujer líder, america latina, latam, latinoamerica, hispanoamerica
Insista en votar por usted

Cuando se reúna la junta directiva de su cerebro, no lo dude: vote por usted. Para presidente; para secretario; para decidir sobre el presupuesto; elíjase para todo. Contratar a otro para que haga de usted, por buen actor que sea, es malgastar su talento: El Elegido; el que lo va a llevar adonde sea que quede su Tierra Prometida sólo puede ser usted. Bueno, usted, acompañado de su fe (en Dios; en la Evolución; en sí mismo; en el horóscopo chino; en lo que desde su experiencia íntima se le figure más serio creer).

Vamos con los roles. Como presidente de su proyecto usted estará encargado de asistir a los asuntos protocolarios: hacer declaraciones de amor (absténgase de enviar emisarios: quedará sin amigo y sin pareja. Por flojo); quedar en la foto cuando algo sale bien; estar junto al féretro en las exequias de sus seres más queridos; recibir las críticas y capotearlas como pueda, etc. Los actos de representación están en el resorte normal de lo que hará al ser elegido presidente. Su presidente.

Como también conviene que vote por usted a la hora de elegir al secretario de su proyecto, recuerde que, en ese sentido, le corresponderá dar cuenta de sus asuntos logísticos: adelántese a los quebrantos de salud; ponga la cita en la peluquería; busque información sobre nuevos cursos; sintonice una emisora distinta para saber en qué anda la otra gente; consiga asientos para ese espectáculo que siempre ha querido ver. Y no olvide una función importantísima del secretario: lleve al día el libro de actas. Anote, de lo que va haciendo, qué le gustó y qué no; dónde hay que volver y con quiénes es mejor no hablar más. Ah, y guárdese sus propios secretos: por eso se llama “secretario”.

Finalmente, cuando la junta deba elegir un encargado del presupuesto, vote de nuevo por usted. En muchos sentidos su libertad personal comienza con su libertad financiera. Acostúmbrese a pensar antes de gastar y no a gastar para luego pensar cómo tapar el hueco que cavó con su impulsividad. Adminístrese mejor. Asesórese bien. Delegue todo lo delegable pero, eso sí, de las decisiones que tengan el poder de determinar cómo será su vida a corto o largo plazo, entiéndase sólo usted. Llevar las riendas es una responsabilidad enorme pero, en últimas, entre el caballo y el jinete, adivine quién disfruta más.

__________________

Columna publicada en el periódico “Centro”. Puebla, México, el 27 de abril de 2017. Enlace a la publicación del periódico haciendo click aquí: 25o lingote de felicidad de Sylvia Ramírez 

Por: Sylvia Ramírez Rueda

Conferenciante internacional de Felicidad y Personal Branding
Coach Ejecutivo – Coach Personal

¡Sigamos en contacto!

En Facebook: “Sylvia Ramírez Coaching e Imagen”

En Twitter e Instagram: @SylviaRcoaching

Suscribirse al canal de YouTube: Sylvia Ramírez coach

www.sylviaramirez.com.co

*Imagen: “5 Office Personalities”, vía Agency Central: http://www.agencycentral.co.uk/articles/2016-06/office-personalities-you-will-recognise.htm